CosmoZero23
Cambiando de concepto, pero no de manazas.

.

Volvemos con nuestro pequeño curso de montaje, chapa y remozado tras un largo periodo de asueto en el que apenas hemos tenido tiempo para estos menesteres. Habida cuenta que en las anteriores entregas del curso ya vimos como afrontar con garantías un modelo básico y otro que nos pedía algo más de pericia en este tercer volumen vamos a optar por algo menos antropomórfico. Dicho en otras palabras: que a pesar de que esto se llama «Curso para montar Gunplas» lo de hoy no es un Gunpla estrictamente hablando. No vamos a montar un Gundam, aunque volveremos a ellos en próximas ediciones. Hoy vamos a montar nada más y nada menos que un Type-Zero Space Carrier Fighter Model 52 Cosmo Zero Yamamoto Akira Custom escala 1/72, aunque lo dejaremos en Cosmo Zero para ir abreviando. ¿Y porqué he elegido esta maqueta? Pues por tres razones: A, porque llevo año y pico sin montar nada y estoy oxidado; B, porque Uchuu Senkan Yamato 2199 es una serie que mola mil y C, porque si tengo que elegir entre adolescentes llorones que hay que motivar a bofetadas y pilotos con ganas de venganza, magnífico bronceado y que podrían estar trabajando como modelos de lencería… la cosa no tiene color.

.

CosmoZero02
Parece mucho, pero luego se acaba en nada.

.

Una vez en faena, observamos que en principio no vamos a tener muchas diferencias con respecto a lo que sería una maqueta HG normalita escala 1/144. Craso error puesto que algunas partes nos van a obligar a utilizar técnicas distintas, así como presentar alguna herramienta nueva que nos ayude en nuestra tarea. Damas y caballeros, niños y niñas, saludad a vuestros nuevos mejores amigos: los alicates de corte para modelismo.

.

CosmoZero03
También son aptos para practicar circuncisiones.

.

Este modelo en concreto es de la marca Mineshima, empresa que tiene una larga e ilustre tradición fabricando alicates de precisión, pinzas y pinceles finos. Existen muchas marcas distintas como Blade Racing, God Hand o GSI Creos. Fujiya suele ser la más común porque es la recomendada por la propia Bandai, pero la bestial diferencia de precio no se traduce en un aumento de calidad proporcional, así que vosotros veréis. Cualquiera de los modelos anteriores puede conseguirse por escasos 1500 yenes y para elegir tendréis que tener en cuenta simplemente vuestras preferencias personales: si lo queréis grande o pequeño, si os sudan mucho las manos o basta con un agarre de goma simple, si lo queréis con el muelle muy duro, más suave o regulable… Lo que nunca, NUNCA se debe hacer es sustituir una de estas herramientas por un cortauñas tal y como recomiendan algunos desaprensivos. El destrozo que se puede hacer es mayúsculo tanto en la maqueta como en vuestros dedos, así que si no queréis optar por uno de los alicates mencionados conservad vuestro cutter o cuchilla de modelista.

.

CosmoZero21.

El uso de tan simple herramienta hace que tengamos que cambiar un poco el chip a la hora de sacar las piezas de la matriz, pero en seguida notaremos el aumento de velocidad, precisión y acabado. Para sacar la pieza primero cortamos a una buena distancia del borde de la pieza y, una vez en nuestras manos, quitamos la rebaba con un nuevo corte de alicates, cuchilla de modelista o una pequeña lima como mejor convenga en cada caso. MUY IMPORTANTE: hay que vencer la tentación de cortar en el borde de la pieza cuando todavía está en la matriz: es muy goloso ya que parece dar buen resultado y se ahorra tiempo. Pero siempre es mejor que cuando uno se equivoca todavía quede plástico que rebañar para corregir que no que falte y nos hayamos cargado una pieza entera. Si además esa pieza resulta ser algo muy visible como la cabina, el morro o un ala… adiós maqueta, adiós tiempo y dinero y hola cabreos, juramentos en arameo y úlcera gastrointestinal.

.

CosmoZero22.

Aquí os muestro una de las primeras dificultades con las que podemos encontrarnos: las piezas enanas. Esta en concreto pertenece a la palanca de control, elemento imprescindible para toda aeronave. El problema es que mide 4 mm de altura y nuestros dedazos como salchichas se arriesgan a hacer un destrozo si se trata de encajar por la fuerza. En este tipo de casos lo mejor suele ser dejarla ligeramente encajada y para terminar de colocarla empujar con un bastoncillo de algodón que opondrá la fuerza precisa sin forzar.

.

CosmoZero09.

Otro pequeño truquillo con el que podemos sacar partido a los alicates de corte: podemos dejar sin problemas partes de la matriz pegadas para que nos sirvan de apoyo extra y quitarlas cuando el modelo esté prácticamente terminado. En el caso del Cosmo Zero los aficionados a la aeronáutica militar ya habrán notado que es bastante parecido al F-104 StarFighter. Ignoro si el parecido será casual o intencionado, pero el Cosmo Zero tiene las alas igual de estrechas y endebles que el citado «hacedor de viudas». Dejar el trozo de la matriz nos ayudará a encajar mejor las cosas sin riesgo de roturas y cuando ya esté sólidamente fijado lo podemos quitar sin esfuerzo.

.

CosmoZero11.

No lo he mencionado al principio, pero podemos elegir tres maneras de montar nuestro Cosmo Zero desde el principio: con el morro plegado como se almacenan en el hangar, posado en la pista de lanzamiento con todo el equipo montado y esperando al piloto o en pleno vuelo. Como es un avión de combate he preferido montarlo en pleno vuelo, y aquí tenéis el detalle de la tobera trasera abierta con el motor en plena postcombusión. Disponemos de otra pieza con la tobera cerrada por si queremos mostrar el caza en reposo.

.

CosmoZero13
El antecesor de los Vypers de Galáctica, en todo su esplendor.

.

Pues tras un rato de trabajo y unos cuantos tornillos para dejar bien fijada la base ya tenemos nuestro Cosmo Zero completado. Pero no os relajéis, pues ahora viene lo puñetero. Comencemos por los sistemas de armas: la maqueta trae incluida una gran variedad de complementos para que nos montemos la configuración a nuestro gusto. Podmeos elegir entre misiles anticaza, misiles aire-tierra, torpedos antinave y contenedores de combustible extra. Obviamente no podemos colocarle todo esto a un caza tan pequeño así que he optado por unos cuantos misiles y el combustible extra. Pero aquí llegan los primeros problemas: a diferencia de todo lo que hemos hecho hasta ahora esto necesita pegamento. No se puede decir que sean piezas que vayan a soportar un gran peso, así que un simple pegamento doméstico fluido o cola de papelería nos valdrá para las dos piezas que forman cada misil. Como no querremos tirarnos media tarde apretando cilindros unas cuantas pinzas de tender nos servirán como sargentos improvisados.

CosmoZero16
Rústico, pero asaz eficaz.

..

Ahora llega la jodienda nº 1, y es que los apoyos de  los misiles a las alas sí van a soportar peso, y eso una cola normal de papelería no lo aguanta. El pegamento ideal sería la tradicional goma arábica, que viene en frascos de cristal y se extiende con un pequeño pincel siendo fluida, incolora y segura. Pero como ya prácticamente no se fabrica tendremos que confiar en el maligno cianoacrilato, más conocido por su nombre patentado de Super Glue. Todas las precauciones que pueda daros sobre tan infame mezcla especialista en joder maquetas son pocas, únicamente mucho pulso, muchísima precaución y ser muy avaros con la dosis.  Un periódico debajo para no fastidiar la mesa si gotea también es muy aconsejable.

.

CosmoZero18
El arsenal antes de colocarse.

.

Y ahora tocan las pegatinas, que pueden ser de las fáciles o de las asquerosas. Lamentablemente aquí la gran mayoría son de las asquerosas, así que dejaré muchas de ellas para más adelante. Me explico: las pegatinas fáciles son las de toda la vida: traen su propio pegamento, se despegan del papel, se ponen donde queremos y listo; no tienen mayor misterio. Pero las otras no son pegatinas normales: hay que cortarlas, sumergirlas unos segundos en agua, despegarlas de su papel y se deslizan sobre su posición… con una horrenda tendencia a romperse por el camino o despegarse al secarse. Es un asco propio de maquetas de bajo presupuesto o modelos muy antiguos, así que tomadlo con mucha calma. Yo me he limitado a poner el emblema del escuadrón en el timón y el número 02 correspondiente a la nave de Yamamoto cerca de la cabina (trae también el 01 de Kodai si queremos cambiarlo).

.

CosmoZero19.

CosmoZero20.

Este sería el montaje básico. A partir de aquí, depende de la maña y ganas de complicarse de cada uno. Una de las opciones más básicas sería resaltar un poco las líneas con un rutulador negro de tinta Gundam (ya llegaremos a eso, tranquilos). Otros preferirán dar un toque más realista pintando las partes grises con metalizado aerógrafo y las blancas por amarillas para que resalten más. Los culoduros especializados en pintar legañas a un Lobo Espacial de 25mm de alto probablemente se recreen con el traje de piloto, el casco e incluso con posibles daños de balazos en las alas o el carenado. Aquí os dejo una muestra plegado de como lo dejaría alguien con más talento que yo.

.

TOY-RBT-02933_02.

En próximas entregas volveremos a Gundam, los RG y las nuevas 1/144 HGUC que son francamente sorprendentes; pero por ahora ya podemos ir quitándonos las legañas con la cuchilla y las pinzas ¿verdad?.

.

Facebooktwitterredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.