Tremendas noticias las que nos llegan desde el Ministerio de Exteriores. Esta mañana, el director de Scotland Yard (Mr Cressida Dick) enviaba un comunicado de queja formal al embajador español en Reino Unido (señor Carles Casajuana) a la vez que lo emplazaba para una reunión de urgencia para solucionar este grave incidente diplomático.

Según versión de Scotland Yard los hechos ocurrían a las 9:30 de la mañana en la cubierta del famoso barco-museo HMS Belfast, amarrado en pleno río Támesis. Un grupo de entre tres y cinco personas jóvenes, quienes posteriormente se identificaron como turistas de nacionalidad española, se apartaban del grupo conducido por el guía oficial para a continuación acceder de manera discreta a la cubierta de proa vetada al público. Una vez en esa zona procederían a realizar, siempre según la versión de la policía “poses, gestos y ademanes grotescos con claras intenciones sexuales. Uno de los infractores comenzó a frotar su región pélvica contra uno de los mástiles del radar mientras otro se dedicaba a pasar la lengua por los cañones de 150mm y un tercero dirigía exclamaciones obscenas al mascarón de proa”. Ante la llegada de los agentes de Scotland Yard los turistas reaccionaron de manera violenta, resistiéndose al desalojo al grito de “no me separaréis de mi waifu, cabrones” o “nos llamáis pervertidos pero luego echáis chorizo a la paella, degenerados”.

El barco-museo.

Las primeras pesquisas apuntan a un grave caso de esquizofrenia colectiva agravado por el consumo habitual de substancias psicotrópicas y abuso de videojuegos juegos de tipo gacha. Al parecer estos turistas, en su paranoia esquizoide, podrían haber confundido el famoso barco-museo con el muy fetichista, humanizado y sexualizado barco del videojuego Azur Lane. Para agravar más la situación algunos de estos turistas ya cuentan con antecedentes delictivos en Londres, también por escándalo público. Por lo visto ya habrían sido detenidos por alteración del orden al gritar de manera escandalosa “¡Gibraltar español, follatámpax!” durante la celebración de diversas competiciones de E-Sports.

La mozabarco en cuestión.

De momento ni el embajador español ni el Ministerio de Exteriores se han pronunciado sobre este grave incidente diplomático. Tampoco se conoce la influencia que pueda tener sobre el inminente Brexit o el establecimiento de fronteras duras en las zonas de Irlanda del Norte y la Valla de Gibraltar. Seguiremos informando.

Facebooktwitterredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.