Un año más llegan los Reyes magos y es de bien nacidos honrar las tradiciones. Así pues y como es mandatorio, en Akibahole realizamos un completo informe con los mangas hentai más vendidos en Japón durante el año 2018 a partir de las estadísticas de las más prestigiosas tiendas frikosas: Toranoana, Melonbooks y K-Books. Un año muy equilibrado este 2018, con presencia en el top tanto de estupendos autores noveles como de clásicos absolutamente incontestables. Sin más dilación, vamos al tajo:

.

Ikunichi by Iku Hana Niiro:

Una verdadera salvajada lo que ha vendido la ópera prima del señor Niiro (obviamente, un pseudónimo), pues se lanzó a principios de año y ha sido el tomo más vendido en los seis primeros meses de 2018 y en el global. Un tomo que ha podido adquirirse acompañado de un póster tamaño B2 de gran calidad y que ha recibido abundantes elogios de la crítica por su atrevida visión ultrarrealista de las relaciones sexuales y sentimentales.

.

Enkou Ojii-san by Shiwasu no Okina:

Mucho se echaba de menos al señor Okina en estos tops, demasiados años perdido en ese inmenso magnum opus que fue la saha de Shining Musume y que casi le cuesta la carrera, la salud y la cordura. Afortunadamente el bueno de Shiwasu ha vuelto a lo que mejor se le dá: desmenuzar la realidad cotidinana nipona de manera inmisericorde con su prisma de humor bien untado de fluidos. En esta ocasión, su lupa analiza el fenómeno del enjo kousai (“amistad financiada”), la prostitución voluntaria de adolescentes muy materialistas, los sugar daddys y demás ralea.

.

Houkago no Yuutousei by Sasamori Tomoe.

No voy a aburriros porque este tomo ya salió en el top del año pasado. Méritos, loores y palmas a Sasamori Tomoe por ser capaz de mantenerse un año entero vendiendo mes a mes.

.

Tinderbox by Monorino:

Uno de esos mangas que cuando lo lees no sabes con qué cuerpo quedarte, muy en la línea del anterior Pinkerton. Estupendamente dibujado y guionizado, con unas viñetas perfectamente colocadas y unos diseños de personajes con mucho mérito. Pero usan un tipo de humor entre absurdo y bobalicón para suavizar situaciones que podrían ser tremendos dramas. Desde la joven que aquejada de un profundo complejo de inferioridad y empieza a prostituirse en orgías sadomaso para luego atraer a su amiga de la infancia a dichos ambientes hasta la violación de una novata en unos grandes almacenes por parte de sus compañeros de planta. Si se entra en el juego del autor resulta divertidísimo. Si no, mejor ni lo intentes. Ya tiene adaptación animada así que los japoneses lo han tenido muy claro.

.

Yukemuri harem Monogatari by Tachibana Omina:

Merecidísimo quinto puesto para el señor Tachibana Omina, actual número uno a la hora de realizar escenas de sexo en grupo. Si a sus habilidades a los lápices le sumamos un descacharrante guión sobre un lerdo integral al que ponen a trabajar en el negocio de baños termales que regenta su tía con la esperanza de que al menos sepa fregar suelos sin matarse en el intento. Puesto en labor termina siendo tan inútil como pensaban, pero sí cuenta con una resistencia sexual absolutamente inusual y la capacidad de eyacular por litros, virtudes que convierten los citados baños termales en la atracción turística de toda la prefectura con jóvenes colegialas y esposas insatisfechas haciendo cola por pasar un rato en sus relajantes aguas. Un despelote en más de un sentido.

.

Hime-sama Otoshi by Inue Shinsuke:

Un tomo de lo más interesante el que nos brinda el señor Inue, basado fundamentalmente en el concepto de la pérdida de la inocencia y no solo por culpa del sexo. Eso no quita para que esté plagado de escenas excelentemente bien dibujadas y narradas, pero siempre se agradece el extra de un poco más de trasfondo. Sin embargo, este tomo se vio envuelto en una polémica bastante estúpida ya que se acusó a la ilustración de portada de contar con un personaje excesivamente parecido al de Nozomi Toujo en la famosa serie Love Live. Como si dicho personaje fuese un prodigio de diseño, para empezar. Aunque los verdaderos conocedores sabemos que la polémica es estéril, pues Inue Shinsuke cuenta con su círculo doujin Jingai Makyou donde cuando le viene en gana parodia Love Live, Idolmaster o lo que le dé la santa gana sin tener que acudir a plagios.

.

Innocent Bitch Harem by Kojima Saya:

Un auténtico tríunfo del trabajo duro el que ha realizado Kojima Saya durante estos años, siendo capaz de compaginar sus tomos profesionales con los doujinshis de su círculo Yuriru-Rarika de los que no faltan nunca uno o dos en cada Comic Market, siempre de una calidad excepcional. En este Innocent bitch harem la trama principal se centra en las andanzas de un joven desesperado por encontrar empleo que termina siendo contratado como barman-camarero-sastre-mayordomo-limpiador-loquehagafalta en un local que primero parecía un cosplay café y acaba siendo algo bastante distinto. Bastante humor, mozas que alternan tendencias dominantes con sumisas según les apetezca y la extraña fijación de Kojima Saya por el sexo anal se combinan en un tomo de lo más recomendable que sigue la estela de aquel estupendo Tsundere Maid del año 2011.

.

School Festa by Ninoko:

Ojocuidao que el trazo limpio y la alegre portada de este tomo engañan tanto como el título. Ninoko es un autor que ya ha dado sobradas muestras de sus particulares preferencias a la hora de dibujan hentai con su círculo doujinshi Ninokoya, en particular con su larga saga basada en Love Live. En este tomo se conjugan la hipnosis, el control mental a base de imposibles apps para el móvil, los chantajes, las orgías, el cosplay forzado, el exhibicionismo y demás fetiches más propios de un juego de Liquid o Lillith que de un tomo con esta portada. Advertidos quedáis porque el arte es excelente pero las situaciones son duras… aunque si ya habéis catado alguno de los sopocientos tomos sobre las mozas de LoveLive que ha editado a lo largo de casi un lustro ya sabéis lo que hay.

.

Y es hora de acabar, aunque podría seguir durante rato largo. Menciones honorables para el Ryounote ni Sempai de Matsukawa y sus muy proactivas colegiales; a los romances de instituto de Hatsujou Beam de Kakao; el tan romántico como incestuoso Kimi Oumou Koi de Gentsuki o el Shinshuki sex de Meganei quien parece seguir la moda marcada por Kisaragi Gunma y sus institutos que tienen más vicio que un plató de Private Studios. El año que viene, más y mejor.

Facebooktwitterredditmail

4 thoughts on “(+18) Los mangas hentai más vendidos en Japón en 2018.”

  1. Feliz año nuevo para empezar, y feliz navidad atrasada para terminar.

    Interesante informe como siempre, apuntados quedan.

    Ahora una pregunta, eso que dices del amigo Shiwasu No Okina es cierto? Lo pasó mal con los de Shining Musume? (Saga que por cierto me encanta.)
    Me has dejado picueto.

    1. Sorry por la tardanza en contestar, este finde he tenido guardia.

      No es que lo pasara mal, es que mordió más de lo que tenía que haber mordido y el marrón se convirtió en una montaña de mierda de proporciones catastróficas. A la editorial le hizo gracia el tema de las Morning Musume (Operación Triunfo para idols, para que nos entendamos) y propuso a Okina que hiciese un par de tomos sobre el tema. Incluso hablaron con la productora para que pudiesen usar rostros y nombres parecidos a los de las concursantes. Pero lo que no podían pensar era el megaéxito que iban a ser las Morning Musume, que aquello se iba a alargar años y años con distintas formaciones y grupos y con idols entrando y saliendo del cotarro como si aquello fuese el camarote de los hermanos Marx. El pobre Okina no había empezado a dibujar un tomo cuando esas protagonistas ya estaban obsoletas y tenía que ir pensando como meter otras. Al final terminó mandando a la mierda todo el guión original, pasó a hacer historias cortas metiendo a 4 o 5 idols por segmento y aun así iba con la lengua por los suelos entre las prisas y el agotamiento. Allá por el tomo seis le dejaron acabar todo el asunto con un tomo sin una sola teta en el que se comparaba cómo había ido dibujando a las idols junto a fotos de la chica en cuestión y la tremenda matada de curro que fue. Las malas lenguas dicen que le dejaron acabarlo porque las Morning Musume ya no pintaban nada ante el empuje de las AKB48; que le propusieron repetir la jugada y Okina casi degüella al editor con la cuchilla de un sacapuntas.

      Por cierto, una dudilla ¿eres el mismo Grijaldo “siéntate sobre mi cara” que comenta de vez en cuando en Las Horas Perdidas? Es que no es un nick muy común precisamente XD.

      1. “¿eres el mismo Grijaldo “siéntate sobre mi cara” que comenta de vez en cuando en Las Horas Perdidas? Es que no es un nick muy común precisamente XD.”

        El mismo que viste y calza, no me digas que también comentas allí pero con otro nick XD… Al final el interné es muy pequeño.

        O sea a ver si lo he entendido bien, hay un grupo real de Morning Musume y dejaron que el bueno de Okina les hiciera todas esas perrerías en sus tomos?

        Chacho que me meo, son unos putos locos XD.

        Algo así con las de operación truño sería imposible por estos lares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.